Nosotras Abortamos

Las pibas pobres mueren

Nadia Cajal, 30 años, periodista

“Tenés suerte de tener una ginecóloga progre” me dijo la médica con la que me atendía por la cartilla de la prepaga.

Nos dio dos opciones: una orden a nombre de mi pareja para que compre Oxaprost – el medicamento que se consigue en Argentina y contiene Misoprostol – o un papel, en el que escribió a mano “ www.WomanOnWeb.com. “

Después de explicarnos las diferencias, estuvimos de acuerdo en que si podíamos afrontar el gasto, era muchísimo mejor la versión combinada con Mifepristone. Decidimos pagar los 90 euros necesarios. Fue una noche larga, triste, de mucho dolor físico y emocional, aunque con el privilegio de transitar todo el proceso en nuestra casa, con mi compañero cuidándome y con una profesional disponible para cualquier llamada de urgencia.

Muchos años después decidimos ser padres, y esa vez también pagamos, pero por el privilegio de un parto respetado en una institución de la misma prepaga.

Las ricas abortan(mos), las pibas pobres mueren.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *