Nosotras Abortamos

La culpa permanente

Analía Rodríguez, 40 años, fotógrafa. 

Fue un procedimiento quirúrgico para el cual conté con el asesoramiento de una amiga, hija de padre ginecólogo y obstetra, y de mi vieja que me ayudó con la plata.

Mi recuerdo es que fue una experiencia bastante traumática. Yo recién me había mudado sola, estaba en pareja hacía un mes, y dudé mucho de la decisión.

Pensándolo en retrospectiva, me doy cuenta que lo que me pesaba era la cuestión cultural y social, porque me había hecho una ecografía en la que me hicieron escuchar los latidos. Estaba de 8 semanas. D

e todos modos, me superaba la situación, sentía que no podía hacerme cargo, no estaba preparada para ser madre, todo había sido producto de un descuido y yo me sentía traicionada por mi ex pareja.

Tuve que poner el cuerpo para la operación. Tardé bastante tiempo en recuperarme. Soñaba mucho, pensaba cuántos años tendría un hijo mío si no hubiera abortado.

Fue una situación que la viví con mucha culpa. Lo que me dio la certeza fue justamente que nunca habíamos decidido tener un hijo. Diez años después sí elegí convertirme en madre, me saqué el DIU y hoy tengo a mi nena de 4 años.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *