El Paro

¿Quiénes somos?

El Paro Internacional de Mujeres (PIM) es un movimiento de base organizado por mujeres de distintas partes del mundo. Fue creado a fines de octubre de 2016 como respuesta a la violencia social, legal, política, moral y verbal que experimentamos hoy las mujeres en distintas latitudes. PIM planea paros generales y protestas para el 8 de marzo de 2017, bajo un lema en común: “la solidaridad es nuestra arma”.

¿De dónde somos?

PIM incluye mujeres de casi 30 países, incluyendo Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, la República Checa, Ecuador, Inglaterra, Francia, Alemania, Guatemala, Honduras, Islandia, Irlanda del Norte, la República de Irlanda, Israel, Italia, México, Nicaragua, Perú, Polonia, Rusia, Salvador, Escocia, Corea del Sur, Suecia, Togo, Turquía, Uruguay y Estados Unidos, con muchas otras en contacto para unirse en un futuro próximo.

¿Porqué paramos?

Porque estamos hartas de la misoginia y el discurso contra lo que llaman “ideología de género” por parte de los funcionarios y las personas públicas. Estamos hartas de la intervención de la Iglesia en las decisiones sobre nuestros cuerpos. Otro vínculo clave son las instituciones democráticas que no dan respuestas a las demandas de las mujeres cuando se acercan a pedir ayuda y tampoco garantizan los mecanismos de acceso a justicia.Loss medios de comunicación también son responsables: son negligentes en su responsabilidad de proporcionar información confiable y cobertura completa. A menudo, las mujeres que defienden sus derechos no reciben apoyo en sus hogares y comunidades, sino que enfrentan insultos y amenazas.

¿Cómo paramos?

La mayoría de países se decidió por un paro económico y de tareas de cuidado de un día o de unas horas, no obstante en algunos, como en Rusia donde no hay libertad de hacer manifestaciones callejeras, el paro será sexual y reproductivo.

¿Cómo empezó?

El 3 de octubre de 2016, tomando como ejemplo a las islandesas en 1975, las mujeres polacas hicieron un paro de un día para frenar el plan para criminalizar el aborto voluntario e involuntario. El gobierno dio de baja inmediatamente el cambio en la legislación. Una situación similar llevó a las mujeres coreanas a protestar en varias oportunidades ese mismo mes contra la introducción de penas más altas para los médicos que realicen abortos. El 19 de octubre 2016 las argentinas reaccionaron con paros de una hora y masivas protestas por la crueldad de los femicidios del último mes y la brutal represión que sufrieron en el Encuentro Nacional de Mujeres. Siguieron otras protestas, dando lugar a que estableciera la plataforma del Paro Internacional de Mujeres.