home Noticias

El mundo del libro hecho por mujeres ingresa a la Historia

Por Juliana Corbelli.
Más de 250 hacedoras de la industria firmaron la Carta Abierta bajo el nombre “Nosotras proponemos literatura”.

Este martes a las 17, en Riobamba 143 (Mu Trinchera Boutique), Trabajadoras Feministas del Campo Cultural, Literario e Intelectual convocan a una reunión en una acción conjunta con el espacio cooperativo de lavaca, ideada por Cecilia Szperling, Claudia Piñeiro y Claudia Acuña, quien abre las puertas para recibir a los cientos de escritoras, con el objetivo de sumar adhesiones a la convocatoria ya realizada en ese mismo espacio con actrices de teatro y tevé. Hoy será un acontecimiento donde  “ingresaremos en la Historia por la igualdad en las letras”, cuenta Szperling a este diario con entusiasmo por el hito.

En conversación con Tiempo, Cecilia dejó en claro además que “hoy en sí misma es una acción pero también una confluencia. Porque el discurso de Claudia Piñeiro es una réplica de lo que veníamos hablando en las asambleas. Ya estábamos unidas por nuestros derechos y cuando se dio, nadie lo pensó, no hubo dudas. Es un momento de tremenda unión.”

Hasta ahora casi 300 escritoras firmaron el punteo de las diez ideas y propuestas feministas para el campo literario argentino, que fueron impulsadas por la Asamblea de Trabajadoras del Arte. La Carta Abierta de Escritoras Argentinas, también destinada a diputadas y diputados de la Nación, tiene como finalidad pedirles su voto por el proyecto por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Las actrices ya habían organizado junto a MU la firma de la carta a los diputados reclamando la Ley de Aborto con unas 410 firmas. Después de dicha acción, dieron el pie para que este martes escritoras, músicas y fotógrafas se sumen a la campaña #AbortoLegalYa.

Respecto de la reescritura de la Historia con mayúscula, Szperling corrige que no se trata de reescritura sino de ingreso: “Entrar en la Historia y al canon literario. Hay un montón de mujeres en toda la industria. Sin embargo, hay una crisis de representación. Somos un 10% del canon. Está naturalizada la elección de canon de hombres. No se incluye a las contemporáneas, por ejemplo las escritoras del 33. Hay algo muy importante que es que no hay estadística ni mirada de género.” En asambleas, “nos juntamos gente de la academia y de las universidades, todo el mundo del libro. Vamos teniendo nuestras encuestas, se dicta como mujer solamente a Silvina Ocampo y como mucho incorporaron a Sara Gallardo. Hay una representación que es un 5 u 8 % o 0%. Lo máximo es de 20%, también en columnas de opinión. En todos los suplementos culturales, me pregunto cuántas mujeres hay”.

En charla con Tiempo, después de las jornadas que tuvieron lugar en el anexo de la Cámara de Diputados, con periodistas y escritoras, médicos, actrices, dirigentes sociales, entre otros, la reconocida escritora, dramaturga y guionista Claudia Piñeiro  bramó su expectativa afirmando, en plena Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que su aprobación “va a ser muy pronto”. En este sentido, Szperling, explica que  lo que  emocionó del discurso de Claudia Piñeiro es que “ella no perdió su subjetividad como escritora. Fue contundente”. A la vez el hecho de consolidar el “Nosotras proponemos” porque ayudó a que todo el conjunto interminable de este campo, exclusivamente, también confluyera. “Íbamos por la asamblea número cuatro, preparadas en la búsqueda de la equidad. Sobre la acción de hoy va a ser un encuentro fuerte, que se dio por la punta de iceberg del discurso de Claudia.”

Entonces bajo el nombre “Nosotras proponemos literatura”, la Asamblea Permanente propone en su trabajo “en proceso”, un decálogo de puntos para consolidar en su escrito feminista un compromiso ético y solidario en la búsqueda de la igualdad en espacios, visibilidad y puesta en valor de la mujer en este campo. Las expectativas de la acción está muy lejos de ser una solicitada. Tiene que ver con el gesto de poner el cuerpo, tendiente a lo performático. Las escritoras y todas las mujeres del mundo del libro, tanto lectoras como realizadoras, firmarán el manuscrito “con los pañuelos y a la vez”, confirma Cecilia esta movida federal: “Tenemos una acción réplica en las provincias y por fuera. Vamos a subir ese material a las redes. Esta acción se lleva puesta dos cosas: el discurso de Claudia, un discurso que es un antes y un después, porque produjo una conmoción publica impresionante. Tiene un efecto de Hamlet”, concluye Szperling.

Leé la carta completa y quiénes firmaron hasta el momento

1. Np literatura, en compromiso con las prácticas de la Asamblea Permanente de Trabajadoras del Arte, se constituye como Asamblea Permanente de Trabajadoras Feministas del Campo Cultural, Literario e Intelectual y adhiere al propósito de expandir la conciencia acerca de los comportamientos patriarcales y machistas que dominan nuestro ámbito de trabajo y regulan nuestra forma de posicionarnos.

2. La Asamblea de Trabajadoras Feministas del Campo Cultural, Literario eIntelectual se define como transgeneracional y transdiciplinaria. Se basa en la experiencia transgeneracional del feminismo, reivindica a las trabajadoras que nos anteceden y busca la puesta en valor del trabajo de aquellas que fueron invisibilizadas. Promueve el encuentro transdisciplinario entre las mujeres que trabajan en una labor específica (de escritura, académica, docente, de gestión cultural, editorial, periodismo, etc.) y aportan desde allí su saber, así como las que experimentan y se mueven borrando los límites de la especificidad.

3. Nosotras proponemos representación igualitaria en todas las formas del trabajo cultural, literario e intelectual; visibilización del trabajo realizado por mujeres y la desarticulación de los tratos desiguales, tanto en el plano simbólico como en la distribución de recursos e ingresos económicos. Nosotras proponemos igualdad de cupo y reconocimiento por nuestro trabajo, al Estado como responsable de las políticas públicas, a los privados como actores necesarios y económicos, y a nuestros colegas. Nosotras proponemos equidad de representación en los textos incluidos en programas de estudios e invitamos a quienes ejercen la docencia en primarios, secundarios y, especialmente, universidades, a tomar consciencia de su responsabilidad en este aspecto. En el ámbito de la cultura existe una menor valoración y reconocimiento a las escritoras, y ello se traduce en los programas de estudios pero también en otros planos como la falta de igualdad en jurados, premios y reconocimiento a mujeres destacadas.

4. Nosotras proponemos que se realicen estadísticas en nuestro campo de trabajo y exigimos los recursos necesarios para obtenerlas con el fin de visibilizar de manera objetiva los datos de las desigualdades existentes en espacios como medios de comunicación e instituciones de la cultura públicas y privadas.

5. Las conductas patriarcales y machistas no necesariamente competen a los hombres: las mujeres también podemos encarnarlas. La Asamblea Permanente busca el compromiso colectivo para reparar injusticias y modificar modos y formas discriminatorias instaladas.

6. Salgamos de nuestras mesas de trabajo a escuchar y compartir experiencias con otras mujeres. Al corporativismo machista y a la ideología del “éxito” individual, nosotras proponemos enfrentarlos con solidaridad entre las mujeres trabajadoras de la cultura.

7. El concepto de “carrera” es dominante en los aspectos económicos y simbólicos del campo cultural, literario e intelectual. Las mujeres sabemos que nosotras estamos atravesadas por condiciones que hacen más difícil el libre uso de nuestro tiempo, como la maternidad y otros roles sociales signados históricamente por desigualdades de género. Nosotras proponemos cuestionar la noción tradicional de “carrera”.

8. Rechazamos la idea de “canon” que tiene que ver con formas machistas de legitimación y promovemos una socialización de las lecturas y formas de circulación del trabajo, así como maneras más plurales de recordar y trasmitir nuestras diversas tradiciones. Nosotras celebramos las iniciativas de quienes en sus investigaciones, estudios y producciones se dedican a valorizar el trabajo de las mujeres en la literatura, la cultura y el trabajo intelectual.

9. Nosotras proponemos literatura apoya las causas y participa de las luchas del movimiento de mujeres en Argentina y de los feminismos aquí y en todo el mundo. En esta coyuntura, en particular, le reclamamos con énfasis al Congreso la despenalización y legalización del aborto seguro y gratuito.

10. Nosotras proponemos literatura se compromete con acciones tendientes a desmontar los estereotipos sexistas y a promover que la eliminación de las prácticas discriminatorias y la igualdad de trabajo, trato, espacio, lugar y remuneración sean sostenidas en el tiempo: llegó el momento de tomar lo que es nuestro.

 

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *